Comparador de estudios universitarios

Aún no has añadido estudios al comparador.
Usa el buscador y obtén comparativas de los estudios

Qué ver en Detroit

Detroit ofrece ahora mismo una sensación única en Estados Unidos, pasear por sus calles es prácticamente lo mismo que hacerlo por una ciudad que ha salido de una guerra. Edificios abandonados, carreteras con baches y fábricas cuyo esplendor pasado languidece son la imagen actual de Detroit, que un día fue la viva imagen del sueño americano y hoy busca salir de su particular crisis. Aunque a primera vista puede parecer un imagen deprimente, sus ciudadanos han aprendido a vivir con el hecho de que solo queden 700.000 habitantes de los tres millones y medio que un día llenaron sus calles, y los edificios abandonados se han convertidos en lugares de reunión para bohemios y artistas.

Detroit

Una imagen que a buen seguro te dejará marcado es la de la estación central de la ciudad completamente abandonada. La Michigan Central Station, situada en el barrio de Corktown, fue en la época de su construcción, en 1913, la estación más alta del país, pero desde un principio empezó con el pie cambiado. Las últimas plantas debían ser para un hotel que nunca llegó, a los habitantes de Detroit nunca les gusto que estuviera tan alejada del centro y cuando la fiebre del coche llego a la ciudad la falta de aparcamiento propició que la estación muriera poco a poco. Hoy los curiosos se agolpan a sus puertas para sacar una fotografía de un edificio que ya es historia no solo de Detroit, sino también del cine, porque películas como TransformersFour Brothers han utilizado sus salas vacías como escenario.

Detroit Central Station

A pesar de que muchos de sus museos han tenido que echar el cierre, aún quedan en la ciudad ejemplos de su esplendor pasado, como el Motown Historical Museum y el Detroit Insitute of Arts (DIA). En el primero podrás ponerte los cascos y sentarte frente al micrófono del primer estudio de grabación de la mítica compañía de discos. El Detroit Insitute of Arts es la joya de la corona de Detroit, la niña mimada de sus dirigentes, que no han escatimado esfuerzos para que, a pesar de la crisis, mantenga todo su esplendor. Es un edificio enorme con más de cien galerías, por lo que necesitarás más de un día si quieres visitarlo entero. Imprescindibles son las obras de CézanneDegas, la colección de piezas de arte de los indios americanos y la serie de murales Detroit Industry de Diego Rivera.

No se puede pasar una temporada en Detroit sin visitar alguno de los cinco enormes lagos (Ontario, Hurón, Erie, Michigan y Superior) que forman la Región de los Grandes Lagos y representan el 20% del agua dulce de todo el planeta. Están ubicados entre la frontera de Estados Unidos y Canadá y desde Detroit no es muy difícil llegar. Además, si tienes suerte, puedes cruzarte con algunas comunidades Amish que viven por la zona y que en sus pequeños puestos venden todo lo que fabrican. 

Entre territorio americano y canadiense, justo al lado del centro de Detroit, se encuentra Belle Isle Park, uno de los pocos lugares al que los habitantes de la ciudad aún pueden mirar con orgullo. Abierto desde 1800, las casi 400 hectáreas con las que cuenta este parque son el sitio perfecto para dar un paseo en bicicleta, practicar skate o hacer un picnic con los amigos. También hay playas, embarcaderos para yates y un campo de golf, todo un pueblecito mediterráneo en mitad de Estados Unidos.

Belle Isle Park

Aviso de cookies: Usamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, para análisis estadístico y para mostrarle publicidad. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso en los términos establecidos en la Política de cookies.